¿Se mueve mi Hijo como Pez en el Agua en el Mundo Social?

¿Se mueve mi Hijo como Pez en el Agua en el Mundo Social?

Como Pez en el Agua

¿Cómo se mueve Mi Hijo en este Mundo Social?

Llevo un tiempo pensando cómo hacer para Enseñar Habilidades Sociales, cómo enseñar a mi hijo a relacionarse de manera adecuada con los otros niños… cómo enseñar a que inicie espontáneamente una relación con otros niños, a fluir en un grupo de niños de su misma edad, a que atienda las señales sociales y las comprenda con rapidez, a comprender el lenguaje implícito, el lenguaje oculto, el que no se explica con palabras pero se lee en los tonos, gestos y expresiones corporales. Y luego descubrí que muchos papás compartimos las mismas inquietudes y necesidades. 

Me lancé en la tarea de construir un Escenario Metafórico para lograr Comprender y Explicar sobre “Los niños y sus Habilidades Sociales”; me gustó mucho el Escenario de los Peces en el Mar.

cardumen

Como peces en el Agua muchos se mueven con Naturalidad en el Mundo Social

Muchos niños aprenden las Habilidades Sociales desde muy pequeños, se muestran hábiles relacionándose, se mueven como Peces en el agua en eso del Mundo Social; las habilidades brotan de ellos con naturalidad. Parece que inclusive “no las Aprenden desde pequeños”, pues “Nacen con ellos”.  Nadie a tenido que enseñarles a relacionarse de manera adecuada con otros, es Innato para ellos ser agradables, fluidos, empáticos, asertivos, líderes, conciliadores… ¡Es como un Talento!  Una gran habilidad que se atesora adentro desde el nacimiento y con la ayuda de un ambiente social propicio, dicho talento aflora y se manifiesta en el día a día de las relaciones asertivas con otros. Niños que nacen con un Talento Social. 

Como peces desubicados… aunque muchos se mueven en Cardúmenes, están poco sincronizados con el Grupo Social

desbocado

Otros muchos niños aunque nadan entre otros peces, inclusive de su misma especie, se sienten diferentes, no se sincronizan con este juego de sutiles y armónicos movimientos colectivos. Se les dificulta mantener una distancia perfecta entre ellos y los otros, atropellan, empujan o se alejan demasiado. Se les dificulta leer las señales sociales para iniciar el movimiento esperado y luego volver a leer las señales para dejar de moverse. No saben como iniciar una conversación acorde con el contexto, mirar a los ojos con la perfecta intensidad, manejar con naturalidad el lenguaje del Cuerpo para expresar: el lenguaje de las manos, de los gestos, el tono y la música de la voz y del cuerpo. Se les dificulta observar a los otros; sentir y escuchar con Atención a los Otros para poder fluir en el Grupo, fluir en el “Cardumen de Peces” que nadan en armonía sincronizados unos con otros como toda una Danza Social.  Estos peces son iguales a los otros, tienen todo lo que se requiere para nadar: las aletas bien puestas, los ojos en su lugar, la cola con la longitud y fuerza ideal…movimientos intactos, inteligencia, sentidos… excepto por la dificultad para llevar una Sincronía Grupal. Se muestran como Torpes Sociales.   

Aún así, la Sincronía Grupal inicia por el Cuerpo

Es el cuerpo y sus movimientos, son los ojos y su expresión, es la música y melodía de la voz, son las manos… todo esto es lo que habla, lo que cuenta, lo que expresa, lo que comunica a un otro.  “Bla, bla, bla” se escuchan las palabras cuando están desvinculadas del lenguaje del cuerpo o cuando no logra el niño leer las palabras vinculadas con el lenguaje del cuerpo. Unas palabras sin melodía, ni ritmo, sin gestos, sin unos ojos expresivos que las acompañen, son palabras vacías. 

Contacto Visual: Los “Ojos son la Ventana del alma” escuchamos a menudo… que tal “Los Ojos son la Ventana a la Comunicación”. ¿Cómo me conecto con el otro? primero con los ojos, la mirada.  ¿Cómo leo la intención?, ¿cómo expreso el amor?, ¿cómo leo la ira, cómo expreso la melancolía, cómo leo la picardía?…. Siempre se trata del lenguaje de los ojos.  Como padres debemos enseñarle a los niños a hablar con los ojos: Mirarlos a los ojos cuando les hablamos y también buscar que nos miren para expresar.  Antes de juzgar sobre el contacto visual de nuetros hijos debemos pensar en qué tanto contacto visual diario hacemos con ellos.  Me encuentro muy a menudo hablando con mi hijo mientras vemos juntos la televisión y ¡claro! las imágenes de la tele son mas atractivas que mirarnos a los ojos, así que no nos miramos. ¿A quien no le ha pasado que mientras el hijo le cuenta algo esta con los ojos puestos en el celular?  Hagamos Contacto Visual.

contacto visual

Las Manos:ellas acompañan, ellas adornan, ellas dan ritmo a la Voz.  Es diferente hablar con los brazos cruzados y las manos escondidas, que hablar con las manos libres, abiertas y dispuestas. ¿Qué siento cuando alguien me habla mientras tiene las manos dentro de los bolsillos, o me habla mientras teclea en su celular? Te invito como padre ha hacer conciencia de las manos en la comunicación y a enseñar esto a tus hijos, siendo Modelo en la instrucción.  Comunícate con ellos teniendo las Manos Libres y ayúdales a hacer consciencia del Uso de sus manos mientras hablan.  

El Tono y la Prosodia: Las frases “No es lo que dices, sino como lo dices” “No es lo que dices sino el Tono con que lo dices” lo explican muy bien.  Un “Te Amo” dicho despacio, acentuando la A con suavidad mientras se mira a los ojos con ternura y acompañado de un movimiento de manos abiertas… no es lo mismo que un “Te Amo” dicho por una computadora, sin ojos mirando fija y tiernamente, ni manos acompañando la canción del alma. 

Cuerpo y Espacio: Somos Seres Físicos, no solo Espirituales… es decir, ocupamos un espacio y también necesitamos nuestro espacio.  Este espacio se hace fundamental en la Relación Social. “No puede un pez nadar pegado al otro”, “Cerca pero no Pegado”. No podemos relacionarnos sin espacio para respirar, en sentido Literal y Figurativo. Mientras hablamos con otro la conversación fluye cuando cada uno tiene un espacio, no muy grande pues la distancia haría que las palabras se perdieran en el vacío, no muy estrecho pues el sentimiento de asfixia y de invasión generaría que las palabras no fluyeran con naturalidad.  Es un espacio perfecto entre uno y otro el que tenemos que manejar. Este espacio lo enseñamos en el día a día con nuestros hijos. Cuando hablamos con ellos debemos manejar también este espacio o proximidad ideal…. ¿Qué pasa si cada vez que hablo con mi hijo busco sentarlo sobre mis piernas y existe solo un centímetro entre su rostro y el mío? ¿Aprendería él cual es la medida perfecta de un espacio ideal con otro? 

contacto

Ademas del Lenguaje No Verbal o Corporal, existen muchos, pero muchos otras Factores, Habilidades, Talentos que se entrelazan para dar lugar a unas adecuadas Habilidades Sociales…   

Empatía

“Yo quiero, Yo necesito, Yo pienso, Yo siento y solo Yo sin considerar al Otro”.  Este discurso interno y Egocéntrico no permite escuchar a un otro, comprender a un Otro. Debo por un momento poder despojarme de mis pensamientos, deseos y necesidades para poder Considerar que el otro Piensa, Siente y tiene unas necesidades… y de esta manera comprenderlo, empatizar con él.  Si soy empático logro Comprender a otro y me logro Conectar con él. Ya no es solo una sintonía desde el cuerpo, la empatía se trata de una sintonía con los sentimientos.  Me conecto con el sentir, me “Meto en los Zapatos del Sentir del Otro”. Lo curioso es que “No necesariamente quien más habla y se expresa es quién mas empatiza”. En ocasiones tenemos la falsa creencia de que en un grupo social quien más habla, quién mas fácil se expresa, quién se muestra más extrovertido, chistoso, es quien Mejores Habilidades Sociales tiene. Y si solo habla y habla y habla de sí mismo, de lo que piensa, siente, cree… ¿cómo escucha? Por estar tan inflado y lleno de sí mismo no tiene espacio para escuchar y sentir a otro… Puede tratarse de un gran Pez Globo, Egoísta y Solitario en el mar.  

globo

En el ejercicio constante de pedirle a nuestros hijos que se metan conscientemente en los zapatos del otro, empezamos a crear el hábito de hacerlo, cada vez de forma más autónoma, automática y natural. Mi hijo decía: “Me pareció muy chistoso burlarme de mi hermano, me reí mucho”; “¿Qué te impulsó a eso?” le preguntamos nosotros. “Fue gracioso para mí, me divertí mucho”.  Un discurso egocéntrico, inocente pero egocéntrico pues el goce estaba solamente en su propio placer.  Nuestro discurso como padres: “¿Qué crees que sintió tu hermano cuando le hiciste eso?” “¿Qué hubieras sentido tú si tus amigos en el colegio te hubieran hecho eso mismo?” Y luego de estas preguntas dábamos un espacio de reflexión, pedíamos a nuestro hijo con amor que realizara el ejercicio real de pensar en esto y explicar sus respuestas. Después de muchos años de estar invitándolo a esta reflexión hemos encontrado como padres a un niño más empático y que considera los sentimientos del otro antes de actuar para satisfacer sus deseos y necesidades.    

Auto-concepto: Me conozco, Me relaciono

Me relaciono con los otros desde mis intereses, mis gustos, mis creencias, mis fortalezas… pero ¿cómo me relaciono si no me conozco, si no re-conozco mis intereses, fortalezas?  Lo primero es Conocerme para poder Relacionarme con herramientas.  

Podemos ayudar a nuestro hijo a Conocerse respondiéndose preguntas básicas como: ¿Qué me gusta? ¿Qué me disgusta? ¿En que me siento Hábil? ¿Qué se me dificulta? Con nuestra ayuda como padres construirá un auto-concepto claro de sí mismo, un auto-concepto que coincida con lo que él es en realidad, con sus fortalezas, con sus talentos y desde aquí tendrá las herramientas para nadar de manera Fluida.  

Auto-estima. Me relaciono desde el Amor propio y respeto hacia el otro

amor propio

Debo conocerme, aceptarme y quererme para relacionarme sanamente con otro que siente, piensa y cree. Debo como padre enseñarle a construir desde este auto-conocimiento y amor propio una relación de dos, sana y no permisiva. Cuando soy empático reconozco la necesidad y los sentimientos de otro, y si me quiero y reconozco mis sentimientos y necesidades tengo la capacidad de Escuchar a otro pero no poniendo su necesidad por encima de mi. Empatía no significa Permisividad.  

En Habilidades Sociales…  El amor propio es fundamental  

Tu hijo puede saber expresar muy bien con cada parte de su cuerpo y leer al otro desde sus expresiones corporales. Puede también mantener la distancia exacta entre el y otros para nadar de la manera más sincronizada y armónica con el grupo.  Puede reconocer al otro y sus sentimientos y meterse en los zapatos del otro….   ¿Y si no se quiere, no se estima, no cree en sí mismo?  Posiblemente se relacionará de manera “Permisiva”, “No Sana”.  Pondrá los sentimientos, las necesidades, los deseos del Otro siempre por encima de sí mismo.

El Reto

Como padres debemos ser modelos para que nuetros hijos aprendan Habilidades Sociales pero también necesitamos brindar espacios para que Socialicen. Esto fomentará la Comunicación a través del Cuerpo y de la Voz; la Lectura del otro y de las Señales Sociales; la Empatía, el Auto-Concepto y también la Auto-estima… todas juntas serán la receta para que se Relacione sanamente con otros.  

 

Autor: Ana María Lora-Psicóloga (Directora de Ludikcenter)

-----------------------------------------

 

Si quieres un escenario en donde se Fortalezcan estas Habilidades Sociales te recomiendo el Programa de Fortalecimiento en Habilidades Sociales de Ludikcenter. Un escenario online en el que los niños aprenden y se fortalecen en Auto-concepto, Auto-estima, Identificación y Expresión de Emociones; Comunicación no Verbal y Verbal, Escucha Activa y Empatía, Liderazgo, Trabajo en Equipo.   

 

Psicóloga - Maestría en Neurociencias- Directora de Ludik